Cuando la industria del entretenimiento describe el problema del copyright como un tema moral en vez de un asunto económico, lo que intenta es simplemente manipular a la opinión pública y a los responsables políticos para que favorezcan sus propios intereses.

Fuente: Creativos Conecta2